Desviación de columna o escoliosis

Contenido

La escoliosis es una patología que afecta a la espalda y que se caracteriza por la aparición de una curvatura lateral anormal en la columna vertebral. Cabe destacar que todas las personas cuentan con una pequeña desviación en la columna totalmente natural por lo que solo se habla de escoliosis cuando dicha curvatura o desviación se da de manera muy pronunciada.

La escoliosis puede presentarse de diferentes maneras y adoptar forma de S, de C o rotar sobre su propio eje. En cuanto a su incidencia, esta patología se desarrolla durante la infancia, en las etapas de crecimiento previas a la pubertad. Tanto niños como niñas tienen las mismas posibilidades de padecerla. Sin embargo, las mujeres tienen más probabilidades de que lo que es una escoliosis leve vaya empeorando con el paso del tiempo y terminen sufriendo complicaciones.

Causas

No existe una causa como tal que explique la aparición o desarrollo de la escoliosis. Sin embargo, los especialistas apuntan a que la causa más probable son los factores hereditarios. Otras causas menos comunes pero que también pueden contribuir a la escoliosis son:

  • Traumatismos.
  • Afecciones neuromusculares como distrofia muscular, parálisis cerebral o poliomielitis.
  • Defectos de nacimiento.
  • Infecciones o lesiones en la columna.

Tipos

La escoliosis puede clasificarse en función de la edad del paciente, la causa de la enfermedad y la duración de la misma.

Dependiendo de la edad del paciente podemos hablar de:

  • Escoliosis infantil: niños de tres años o menos
  • Escoliosis juvenil: niños entre cuatro y diez años.
  • Escoliosis adolescente: adolescentes entre once y dieciocho años.

Si nos centramos en las causas podemos distinguir entre:

  • Escoliosis congénita: aquella que se manifiesta desde el nacimiento. Es decir, el bebé ya presenta la curvatura al nacer como consecuencia de que las vértebras y costillas no se han formado adecuadamente.
  • Escoliosis neuromuscular: la afección aparece como consecuencia de otras patologías que afectan a los músculos y al sistema nervioso como las ya mencionadas distrofia muscular y parálisis cerebral.
  • Escoliosis idiopática: aquella cuya causa es desconocida o no puede determinarse.

Por último, si atendemos a la duración de la enfermedad nos encontramos con:

  • Escoliosis estructural: cuando la curvatura se da de forma crónica o permanente.
  • Escoliosis no estructural: la desviación de la columna se presenta solo de forma temporal y se puede corregir.

Síntomas

Alguno de los síntomas que pueden alertar sobre la escoliosis son:

  • Tener un lado de la cadera más alto que otro.
  • Dolor de espalda.
  • Tener un hombro más alto que otro.
  • Sensación de cansancio o de espalda cargada.

Normalmente los síntomas son leves. Sin embargo, tal y como comentábamos al inicio existe la posibilidad de que la escoliosis vaya empeorando con el paso del tiempo, especialmente en el caso de las mujeres y que de lugar a complicaciones como:

  • Problemas cardíacos y respiratorios: las desviaciones más marcadas pueden llegar a provocar que la caja torácica presione a los pulmones y al corazón.
  • Dolor de espalda crónico.
  • Daño de los nervios raquídeos.
  • Problemas de aspecto y baja autoestima

Diagnóstico

Como lo más frecuente es que la escoliosis se manifieste durante la infancia será el pediatra el encargado de diagnosticarla. Siempre y cuando no se trate de una escoliosis producida por patologías neuromusculares. Ya que en ese caso necesitará de la intervención de otros especialistas y de la realización de pruebas mucho más específicas capaces de determinar en qué grado esa enfermedad está afectando a la desviación de la columna.

Volviendo al primero de los casos, a las escoliosis que no están causadas por otras patologías, el pediatra o médico de familia realizará un examen físico y una serie de pruebas físicas destinadas a ver la curvatura de la columna (test de Adams) y a comprobar la nivelación de los hombros, caderas, omóplatos, etc. Además, puede derivar al traumatólogo en los casos que considere necesarios y solicitar la realización de pruebas radiológicas ya que en ocasiones únicamente con el examen físico no puede apreciarse el estado real de la columna.

Para evitar que la escoliosis vaya a más y puedan aparecer complicaciones es fundamental acudir regularmente al médico para llevar un seguimiento adecuado de la patología, así como de su evolución y tomar las medidas que correspondan.

Tratamiento

Si la escoliosis se detecta en edades tempranas, cuando el niño aún está en edad de crecimiento y desarrollo óseo, lo más común es que el especialista recomiende el uso de un corsé a fin de mantener fija y sujeta la espalda para corregir en la medida de lo posible la desviación, pero, sobre todo, para evitar que se curve más.

El deporte, también es un gran aliado para la escoliosis ya que, aunque no consigue corregirla, si que ayuda a fortalecer los músculos a y prevenir el dolor de espalda. Un ejemplo de deporte beneficioso para la escoliosis es la natación.

Acudir a un fisioterapeuta para que descontracture y descargue la zona también es fundamental. Además, este especialista podrá prescribir unos ejercicios y estiramientos para fortalecer la espalda y aliviar los síntomas y proporcionará toda la información relativa a las posturas a evitar y a adoptar para evitar complicaciones.

Cuando la escoliosis es grave, es decir con una curvatura muy pronunciada, puede llegar ser incapacitante o dar lugar a complicaciones respiratorias, por ejemplo. En estos casos los tratamientos pasan por la ingesta farmacológica abusiva y en los casos más extremos por una intervención quirúrgica.

Sin embargo, hoy en día existen métodos innovadores que permiten tratar patologías crónicas como la escoliosis de forma efectiva, indolora y evitando el consumo excesivo de medicamentos y la cirugía. Se trata de la terapia láser bioestimulante combinada, un tratamiento que permite frenar el desgaste vertebral, estimular la recuperación natural de los nervios raquídeos, reducir la inflamación y el dolor, favorecer la movilidad y mejorar considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

En FisioLáser somos especialistas en el tratamiento de patologías crónicas mediante fisioterapia láser. Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros sin compromiso.

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.