Tendinitis & Tendinosis

Contenido

Antes de hablar sobre la “tendinitis” conviene definir qué son los tendones. Los tendones son tejidos fibrosos que tienen como finalidad unir o conectar los músculos con los huesos. Aunque también pueden servir de conexión entre los músculos y otras estructuras como, por ejemplo, el globo ocular.

¿Qué es la “tendinitis”?

La “tendinitis” es una patología que afecta a los tendones, provocando dolor, sensibilidad y calor en la zona de la articulación. También puede ir acompañada de enrojecimiento de la piel.

Esta afección puede presentarse en todos los tendones del cuerpo, pero, sin embargo, es más frecuente que aparezca en las muñecas, codos, rodillas, hombros y en los talones.

Sin embargo, no existe una inflamación como tal del tendón. Sí que se puede dar una degeneración del tendón, es lo que se conoce como tendinosis.

Causas

La “tendinitis” no se debe a una única causa, sino que puede deberse a diversos factores.
Entre ellos cabe destacar:

  • Lesiones: la “tendinitis” puede manifestarse de forma sobrevenida como consecuencia de una lesión. Sin embargo, que se presente de esta manera no es lo más frecuente.
  • Movimientos repetitivos: esta es la causa más común. La “tendinitis” se origina como consecuencia de la realización de movimientos o actividades de forma repetitiva y continuada en el tiempo. Esta repetición de movimientos es la que da lugar a la lesión que puede terminar derivando en una “tendinitis”.
  • La edad: con el paso de los años los tendones van perdiendo elasticidad y ante esta pérdida de vuelven más propensos al desarrollo de la “tendinitis”
  • Enfermedades: patologías como la diabetes o la artritis reumatoide constituyen un factor de riesgo y aumentan las probabilidades de padecer esta afección.
  • Sobrecarga y degeneración del cartílago articular:  también están relacionadas con la aparición de la “tendinitis”.

Además, está asociada al desempeño de determinadas profesiones que requieran de gran esfuerzo físico, posiciones incómodas o realización de movimientos repetitivos de manera constante. Así como a la práctica habitual de deportes como, por ejemplo, natación, tenis, golf o atletismo.

De ahí que esta lesión, dependiendo de la zona del cuerpo a la que afecte se conoce con nombres como codo de tenista, hombro de nadador o codo de golfista.

Tipos

Según los tendones que se vean afectados, se puede hablar de diferentes tipos de “tendinitis” Algunos de los más comunes son:

  • Tendinitis” aquilea (talón): este tipo de “tendinitis” que afecta al talón suele presentarse en personas jóvenes como consecuencia de la sobrecarga en aquellos casos en los que la persona practica deporte como, por ejemplo, atletismo, o en personas de edad avanzada como consecuencia de la degeneración del tejido o de enfermedades como la artritis.
  • Tendinitis” del manguito rotador (hombro):  se trata de una patología bastante frecuente entre la población adulta mayor de 40 años. Es un tipo de tendinitis degenerativa asociada al envejecimiento de los tejidos por la edad. Aunque también puede aparecer en personas más jóvenes que practican deporte o realizan movimientos repetitivos de forma constante en su trabajo.
  • Epicondilitis o “tendinitis” del codo: en este caso la inflamación de los tendones se da en mayor medida como respuesta a traumatismos, lesiones y sobrecarga que a la degeneración de los tejidos por envejecimiento.
  • Epitrocleitis o “tendinitis” de la mano y muñeca: la causa más común de este tipo de “tendinitis” es la sobrecarga de trabajo en la muñeca o en la mano, como, por ejemplo, los dedos. Se presenta con frecuencia en personas que desempeñan trabajos de mecanografía, usan continuamente el ratón del ordenador o practican deportes como escalada, remo o tenis. En función del trabajo o deporte la afección se presenta en diferentes tendones.
  • Tendinitis” rotuliana o rodilla de saltador: la “tendinitis” rotuliana afecta al tendón que une la rótula con la tibia y suelen padecerla, principalmente, personas que practican deportes en los que se salta de forma regular como por ejemplo el voleibol o el baloncesto. Aunque también pueden desarrollar esta afección personas no deportistas como consecuencia de enfermedades como la artritis reumatoide, diabetes y lupus, que debilitan los tendones, o por rigidez o desequilibro muscular.

Síntomas

Los síntomas de la “tendinitis” suelen manifestarse en el punto de unión entre el tendón y el hueso.

  • Dolor: es el signo más característico de la “tendinitis”. Generalmente se presenta de manera progresiva y puede volverse más agudo al mover la articulación afectada. También puede cursar de forma más intensa durante la noche.
  • Rigidez: en algunos casos puede aparecer rigidez, especialmente por las mañanas.
  • Dificultad de movimiento: la “tendinitis”en ocasiones puede ir acompañada de limitación de movimiento de la articulación afectada como consecuencia del dolor y la rigidez.
  • Otros síntomas menos frecuentes, pero también asociados a la “tendinitis” son: mayor sensibilidad en la zona afectada, irradiación de calor y enrojecimiento.

Diagnóstico y tratamiento  

En caso de padecer alguno de los síntomas anteriormente mencionados durante varios días sin que mejoren o remitan o si provocan dificultades a la hora de realizar actividades cotidianas es fundamental acudir al médico para que realice las pruebas necesarias a fin de realizar un diagnóstico y poder empezar con el tratamiento lo antes posible.

Para diagnosticar la “tendinitis” el especialista realizará una exploración física, hará preguntas sobre los síntomas, revisará el historial clínico del paciente y podrá solicitar pruebas radiológicas para descartar otras posibles patologías.

Una vez diagnosticada la “tendinitis” es muy importante, como comentábamos, comenzar con el tratamiento cuanto antes ya que en caso de no tratarla de manera adecuada pueden surgir complicaciones como que se cronifique, dando lugar a la “tendinitis”, o que el tendón se rompa. En estos casos la patología se agrava y pude llegar a requerir de cirugía.

En cuanto a los tratamientos más comunes cabe destacar la ingesta de fármacos antinflamatorios para reducir el dolor, así como acudir a un fisioterapeuta para realizar ejercicio y estiramientos a fin de fortalecer la zona y mejorar la movilidad. También suele prescribirse la aplicación local de frio o calor, el reposo o la inmovilización de la zona afectada. En casos más extremos puede recomendarse la cirugía para extraer el tejido dañado.

Sin embargo, hoy el día existe un tratamiento innovador, indoloro y con altos índices de efectividad que permite tratar la “tendinitis” sin necesidad de fármacos, férulas, dispositivos ortopédicos o cirugía. Se trata de la terapia láser bioestimulante combinada.

Una técnica que se aplica de forma localizada y que logra reducir los síntomas y el dolor sin necesidad de tomar medicamentos gracias a sus propiedades analgésicas y antinflamatorias. Además, actúa directamente sobre los tendones estimulando la regeneración y recuperación de los tejidos y contribuyendo a la mejora de la movilidad y mejorando, por tanto, la calidad de vida de los pacientes de forma considerable.

En FisioLáser somos especialistas en fisioterapia láser para el tratamiento la “tendinitis”. No dudes en ponerte en contacto sin compromiso. Estaremos encantados de evaluar tu caso de forma personalizada y ofrecerte la solución que más se ajuste a tu situación y necesidades.

Contáctanos

Relacionado

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.