Fibromialgia y laserterapia

Contenido

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una patología reumática crónica que se caracteriza por provocar dolor musculoesquelético generalizado y en el tejido fibroso, fatiga y dificultad para dormir, entre otros síntomas, y que se mantienen en el tiempo durante más de tres meses.

Esta enfermedad podría definirse como una anomalía en la percepción del dolor. De manera que para aquellas personas que la padecen estímulos y movimientos que normalmente no son dolorosos a ellos sí les provocan dolor.

Su causa es desconocida, aunque desde la Sociedad Española de Reumatología (SER) apuntan que se produce por una alteración en los neurotransmisores del sistema nervioso. Es decir, por una anomalía en el proceso de comunicación que llevan a cabo unas neuronas con otras. Además, se producen alteraciones en las vías de modulación del dolor y en el sistema nervioso autónomo, así como en los niveles de serotonina y norepinefrina. Dando lugar cada una de ellas a diferentes síntomas como ansiedad, depresión, mareos, dolor de cabeza o dolor muscular.

En cuanto a su incidencia, se da con mayor frecuencia en mujeres de mediana edad (tienen el doble de posibilidades de padecerla con respecto a los hombres). Aunque también puede aparecer como consecuencia de otras enfermedades o por factores hereditarios.

Causas

Aunque se desconoce con exactitud la causa de la fibromialgia, lo cual complica bastante su diagnóstico, sí que se han descubierto una serie de factores que pueden contribuir a su aparición y desarrollo. Algunos de los más comunes son:

  • El padecimiento de ciertas enfermedades como espondilitis anquilosante o artritis reumatoide.
  • Infecciones virales.
  • Lesiones que se producen de forma recurrente.
  • Factores hereditarios: el hecho de que haya uno o varios miembros de la familia que tengan fibromialgia hace que el resto de los miembros tengan una mayor predisposición.
  • Traumas emocionales.
  • Accidentes: como por ejemplo un accidente de tráfico.
  • Alteraciones del sueño.

Es importante destacar que en ocasiones puede desarrollarse sin que se den ninguna de estas causas o factores. En este caso estaríamos hablando de fibromialgia primaria. Mientras que cuando se manifiesta de forma secundaria como consecuencia de otras patologías hablaríamos de fibromialgia concomitante.

También cabe mencionar que estos factores que pueden terminar desencadenando la enfermedad no son la causa en sí misma, sino que lo que hacen es despertarla en aquellas personas que ya tienen una alteración (aunque no se haya manifestado previamente) en su capacidad para reaccionar y responder ante determinados estímulos.

Síntomas

La fibromialgia se manifiesta principalmente a través de estos síntomas:

  • Dolor crónico: entendido como aquel que se prologa durante más de tres meses. Los dolores más comunes asociados a esta patología son el dolor musculoesquelético y de los tejidos (ligamentos, tendones, nervios, articulaciones, etc). Además, también puede provocar dolor de cabeza.
  • Rigidez: los pacientes pueden manifestar rigidez, calambres, entumecimiento, contracturas musculares, sensación de quemazón o hinchazón, temblores o espasmos.
  • Cansancio o fatiga sin causa aparente. Es decir, sin haber realizado un esfuerzo físico o mental y que puede no desaparecer tras descansar.
  • Ansiedad y depresión.
  • Trastornos del sueño: dificultad para contraer el sueño, despertarse en numerosas ocasiones a lo largo de la noche y, especialmente, imposibilidad de alcanzar un sueño reparador.
  • Deterioro cognitivo: dificultad a la hora de hablar, pensar, memorizar o concentrarse.
  • Problemas gastrointestinales como intestino irritable o hernias de hiato.
  • Otros síntomas: hipotiroidismo, vértigos, mareos, hipotensión…

Diagnóstico

Como comentábamos anteriormente, la fibromialgia puede ser difícil de diagnosticar ya que se desconoce su etiología, no existe una prueba específica para detectarla y sus síntomas son comunes a muchas otras afecciones y patologías. Por ello es importante que si padeces alguno de los síntomas característicos de la fibromialgia de forma prolongada en el tiempo acudas al médico para que el especialista, en este caso el reumatólogo, te realice un diagnóstico diferencial.

El diagnóstico diferencial es la técnica que se emplea en los casos en los que no hay prueba específica y los síntomas no son aclaratorios. En este caso será necesario realizar un examen físico, preguntas en profundidad sobre los síntomas y su evolución, revisión de la historia clínica del paciente y de antecedentes familiares y practicar todas aquellas pruebas necesarias para descartar que se pueda tratar de otra patología.

Tratamiento

Según datos proporcionados por la Sociedad Española de Reumatología (SER) en caso de que la enfermedad no se diagnostique adecuadamente y no se comience a tratar la calidad de vida del paciente comienza a resentirse considerablemente hasta el punto de que entre el 15 y 50% de las personas afectadas tienen que dejar su trabajo.

El tratamiento de la fibromialgia se basa principalmente en la ingesta de fármacos de tipo analgésico, antidepresivos o anticonvulsivantes combinados con ejercicios físicos constantes, progresivos y graduales y con terapias psicológicas que ayuden al paciente a entender, aceptar y afrontar la enfermedad.

El problema de estos tratamientos tradicionales es que están pensados para reducir los síntomas, pero no para conseguir una mejoría real en la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, existe un tratamiento innovador en fisioterapia que va más allá de la rehabilitación, los ejercicios y los masajes. Se trata de la terapia láser bioestimulante, un método indoloro y no invasivo que gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias reduce los síntomas sin necesidad de recurrir a la ingesta farmacológica excesiva.

Además, logra estimular los tejidos blandos para acelerar su autorrecuperación, lo cual es muy importante en el caso de las patologías crónicas como la fibromialgia puesto que acelera la recuperación funcional, aumenta el movimiento y mejora considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.