Condropatía rotuliana o condromalacia

Contenido

¿Qué es la condropatía rotuliana?

La condropatía rotuliana es una patología que se caracteriza por la degeneración o desgaste del cartílago articular de la rodilla, impidiendo el normal funcionamiento y deslizamiento de la rótula respecto al fémur. Presenta dolor en la parte anterior de la rodilla con limitación de movimiento.

La condromalacia rotuliana, por definición, hace referencia al reblandecimiento o debilitamiento anormal del cartílago.

En la actualidad, condropatía rotuliana es el término que se utiliza para hacer referencia al dolor que se manifiesta como consecuencia de una lesión en el cartílago. Mientras que para referirnos únicamente a un dolor experimentado en esa zona es preferible hablar de síndrome femoropatelar.

Causas

La condropatía rotuliana no cuenta con una causa única o determinante, sino que existen múltiples factores que pueden contribuir o favorecer la aparición de esta patología. Entre ellos cabe destacar:

  • La falta de forma física que puede conducir a sufrir lesiones al realizar ciertos ejercicios o practicar ciertos deportes.
  • Realizar movimientos repetidos o ejercicio en exceso.
  • Padecer obesidad o aumentar de peso. 
  • Hacer demasiada fuerza con la rodilla.
  • Debilidad muscular.
  • Padecer otras lesiones o patologías como luxaciones, inestabilidad, desalineación de la rótula respecto al fémur o sinovitis prolongada (inflamación de la membrana sinovial que recubre la articulación de la rodilla).

Síntomas 

El síntoma más característico y principal de esta afección es el dolor, que suele manifestarse alrededor de la rótula o en la región posterior de la rótula.

Así como la falta de movilidad o la incapacidad dolorosa o dificultad de la persona que lo padece a la hora de realizar actividades cotidianas como caminar, correr, saltar, ponerse de pie tras haber estado en reposo un rato, subir y bajar escaleras o ponerse de rodillas o en cuclillas.

En función de la severidad de la condropatía pueden establecerse cuatro grados:

  • El primero se corresponde por el reblandecimiento del cartílago y la aparición de edema.
  • En el segundo se manifiestan alteraciones en la superficie del cartílago (es como si el cartílago se deshilachara).
  • En el tercero ya aparecen fisuras profundas.
  • El cuarto se caracteriza por la pérdida total de espesor del cartílago de forma que el hueso subcondral queda expuesto.

Es muy importante destacar que la gravedad de los síntomas no siempre guarda relación con el grado de severidad de la lesión del cartílago.

Es decir, puede darse el caso de una persona con condropatía de primer grado que padezca mucho dolor y apenas pueda caminar mientras que otro paciente con grado 4 de condropatía pueden practicar deportes y realizar actividades cotidianas sin sufrir molestias o dificultad de movimiento .

Diagnóstico, consejos y tratamiento

En caso de padecer alguno de los síntomas arriba mencionados o tener predisposición a sufrir esta patología en base a los factores que influyen en su aparición debe acudir cuanto antes su médico para que le realice una Resonancia Magnética y descartar que pueda tratarse de otra cosa. 

Una vez le hayan diagnosticado condropatía rotuliana debe saber que es conveniente empezar con el tratamiento lo antes posible para evitar el avance y empeoramiento de la lesión y paliar sus síntomas cuando todavía no sean muy agudos. Así como para evitar que la enfermedad se cronifique.

Mientras tanto es importante que conozca esta serie de recomendaciones o consejos para evitar que el dolor vaya a más o empeore la lesión:

  • Si tiene dolor no practique deporte.
  • La natación (sin patada) y el ciclismo siempre y cuando sea con baja resistencia son dos deportes indicados para trabajar en la recuperación de este tipo de lesión.
  •  Si padece debilidad muscular o inestabilidad en las articulaciones es conveniente que se ponga en forma antes de comenzar a practicar deportes en los que las rodillas deben realizar grandes esfuerzos como puede ser, por ejemplo, el baloncesto, el tenis o el running.
  • Adapte su velocidad a la hora de caminar para no forzar las rodillas.
  • Si tras una temporada realizando actividades tales como coger peso, sentadillas o subir y bajar muchas escaleras o cuestas comienza a manifestar dolor en las rodillas acuda a visitar a un fisioterapeuta lo antes posible evitando que el dolor se mantenga en el tiempo.

Volviendo a los posibles tratamientos, en Madrid, existe hoy en día la posibilidad de recibir un tratamiento totalmente innovador capaz de dar solución a la condropatía rotuliana cuando los tratamientos conservadores no dan resultado. Se trata de la terapia láser combinada bioestimulante.

Una terapia que permite acelerar la desaparición de los síntomas acabando con el dolor y permitiendo la recuperación funcional de la articulación mediante una técnica regenerativa, no invasiva e indolora.

Lo que se consigue gracias a este tratamiento es conservar y proteger el cartílago evitando la Cirugía y la ingesta de farmacología abusiva, equilibrando las estructuras articulares profundas para repartir las cargas de forma adecuada y, al mismo tiempo, frenar la degeneración del cartílago mediante estímulos exactos y regenerativos.

Contáctanos

Relacionado

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.